• Food Business

Un buen mozo no es cualquiera

Actualizado: 24 de abr de 2019

por Jaime Torres Torres



Hay un viejo dicho que dice “cualquiera vale para ser camarero”. En estos tiempos, en los que el buen comer es tanto una experiencia de placer, como de gastronomía, para que tu restaurante tenga éxito no puedes tener a “cualquiera” de mozo o camarero.

El mozo ideal debe ser una persona sonriente, diligente, complaciente, bilingüe, y ducha en el menú y la carta de vinos de su restorán.


Podrás tener el chef más audaz y de las recetas más irresistibles, pero si el servicio del mesero no es competente, de seguro el cliente no regresará.


“Promuevo mucho que no vendo comidas ni bebidas, sino una experiencia. Y si la experiencia es buena, que al cliente le encante como lo tratan, va a regresar”, afirma Rockie Pérez, profesor de Artes Culinarias y Bartending del National University College en Carolina.


La hospitalidad, en palabras sencillas de Terestella González, decana de la Escuela de Hospitalidad y Artes Culinarias de la Universidad Ana G. Méndez, Recinto de Carolina, es sagrada.


“Debe ser una persona amable, atenta y que la otra persona reciba la mejor experiencia y sienta que la persona que le rinde el mejor de los servicios, de manera que se lleve la mejor imagen no solo del mozo, sino del lugar donde está trabajando”, destaca González.

Por eso es indispensable que un mesero domine por lo menos el español e inglés. Uno nunca sabe cuando llega a su negocio una persona que no conoce español y que mejor experiencia que encontrarse con alguien que entiendan lo que desea pedir.


“La comunicación con las personas es fundamental. En Puerto Rico la mayoría de nuestros clientes y turistas hablan inglés. Así que conocer ambos idiomas es muy necesario”, asegura Rockie Pérez.


Proactividad

Otra virtud del mesero o mesera ideal es la proactividad. Nunca, bajo ninguna circunstancia, por más ocupado u ocupada que esté, un cliente debe hacerle señas o levantarse de su mesa para solicitar un servicio.


“Debe ser multi-tasking. Eso lo hará excelente. Siempre sonriente, sirviendo platos, cocteles y recogiendo las mesas”, agrega el también bartender.


La empatía es imprescindible. Todas sus respuestas deben orientarse a complacer y satisfacer a los comensales. “Cuando entrevisto candidatos a mozos o meseros para mi negocio, observo cómo me miran y me hablan. El tono de voz y el lenguaje no verbal son importantes porque de acuerdo a como me hablen a mí, sabré como tratarían a los clientes”.

Mientras, Terestella González recordó que un buen mozo también debe estar familiarizado con el menú y los distintos ingredientes de los platos. Parte de un perfil competente es su cultura gastronómica, documentado en asuntos de sabores, ingredientes, preparación y maridaje de vinos o cocteles con platos específicos.


Presencia

Además, como una condición no negociable en un mozo Terestella González resalta la presencia física y el aseo personal, que incluye el corte de cabello, acondicionamiento de barba y uñas, y la nitidez de su vestimenta.


“Hay un elemento que hay que tener en cuenta, dependiendo del lugar donde la persona va a trabajar. Si es un fine dining con un menú diseñado por un chef reconocido con un nivel de costos hay unas exigencias en cuanto a la apariencia del mozo y como se debe comportar y dirigir. Es importante que los jóvenes que aspiran a una plaza de trabajo sepan de antemano que pide ese restaurante. Hay otros servicios, tipo food trucks, bistro o casuales en que quizás hay elementos que se consideran no tan estrictos. Hay normas de aseo que son esenciales y esa apariencia primera es vital”.


Y si al final la persona parece tener la actitud correcta pero no está adiestrada, no es mala idea ofrecerle el adiestramiento de acuerdo las exigencias de tu negocio. Después de todo esa inversión en tu empleado, si es reciprocada con compromiso, pasión y dedicación de su parte, será lo que permitirá que tu negocio ofrezca un servicio de cinco estrellas.


Perfil de un buen mozo

  • Buen trato al cliente

  • Tener clara la distribución de las mesas y rangos

  • Conocimiento de la oferta del local

  • Lidiar con situaciones estresantes

  • Buena memoria

  • Constante formación

  • Adecuada gestión de recursos y tiempo

249 Las Marías, Hyde Park

San Juan, PR 00925

©2018 by Food Business PR

Designed by Camaleon-pr.com