• Food Business

Todo lo que necesitas saber para estar listo

Por Yanira Hernández-Cabiya

Todo negocio debe tener una evaluación de vulnerabilidad y riesgo para estar preparado adecuadamente y minimizar que se afecte su inversión en caso de emergencia

En estas pasadas semanas hemos despertado a una realidad que estaba dormida por los años que habían pasado desde que un temblor de intensidad importante afectara nuestra isla.


El cuento de por ahí viene el lobo (en este caso, el terremoto), lamentablemente se hizo realidad. Pero, más allá de la conmoción y la alerta lógica de estos fenómenos naturales, esta nueva realidad debe llevarnos a estar alerta y asumir la responsabilidad que nos toca de estar preparados para una situación de emergencia como esa.


La responsabilidad es mucho mayor cuando se tiene un negocio en el que al momento de la emergencia puedes tener varias personas en tu local.


Para comenzar, el consultor en asuntos de seguridad y manejo de emergencias, Ángel Crespo sugiere que todo dueño de negocio realice un análisis de vulnerabilidad y riesgo.

“Esto es un estudio para conocer cuales son las vulnerabilidades y riesgos de tu negocio. En el debes conocer si estás en una zona costera (susceptible a las mareas) o en la montaña (por riesgo a deslizamientos); si el terreno es rocoso o si es arcilloso; si la estructura es de hormigón o tiene techos galvanizados; todos esos son posibles riesgos y vulnerabilidades que se deben considerar antes comenzar a trabajar en un plan de acción”, dice Crespo.


Este análisis, añade, debe considerar el pasado histórico de la estructura y del lugar en el que está ubicada. Esa información está disponible en los expedientes del US Geological Survey; en reportes de prensa o en archivos históricos del lugar. La idea es buscar aquellos eventos que hayan podido afectar la propiedad 100 años hacia atrás, para prever acciones que puedan ocurrir nuevamente en el futuro. Este tipo de análisis se puede hacer de manera independiente o contratar expertos para ello.


Con esa información a la mano se procede a redactar un plan operacional de emergencia con acciones para antes, durante y después.


“Por ejemplo, si el restaurante tiene abanicos de techo, lámparas de cristal, anaqueles con adornos que son dos veces más alto que anchos, debes tomar acciones de mitigación para evitar que en un terremoto tú, tus clientes o empleados puedan resultar lesionados”, apunta Crespo.


Uno de los riesgos que deben tomarse en cuenta es el relacionado con las instalaciones de gas. El dueño del restaurante debe estar seguro de que las instalaciones de gas fueron realizadas por una empresa competente siguiendo los códigos vigentes, los tanques estén anclados y las tuberías protegidas.


Una vez se tiene el plan y las tareas de mitigación están tomadas, hay que capacitar a los empleados y practicarlo. “Después de cada práctica hay que sentarse ver si se siguieron las acciones como dice el plan, las que funcionan y las que no para modificarlo si es necesario”, agregó el experto.


Cuando sienta un temblor, lo principal que cada persona debe estar pendiente de hacer es agacharse, protegerse la cabeza y sujetarse. Cuando culmine el movimiento, cada empleado debe verificar su situación personal y luego continuar con lo que indique el protocolo que disponga su plan de emergencia.


Plan de emergencia

Cuando hablamos de un plan de emergencia para tu negocio, hablamos de un documento, en blanco y negro, que debes revisar, consultar y repartir entre tus empleados, para que sirva de guía.

El plan de emergencia debe incluir:

  1. Un inventario del equipo necesario en caso de un desastre. Linternas, Extintores, marrones, silbatos, y números de emergencia.

  2. Un detalle claro de las rutas y salidas de emergencia, así como los lugares seguros donde colocarse en caso de un terremoto. Procura que al menos cada piso de tu edificio cuente con un extintor o una manguera en contra de incendios.

  3. Un protocolo de quien en el equipo de empleados estará encargado de las tareas importantes en caso de un desastre como un terremoto. Por ejemplo, quién es responsable de cerrar las llaves del gas, quién verifica que todos los clientes y empleados estén bien, quién llama a las autoridades en caso de que sea necesario.

Prepara a tu equipo

Es importante que periódicamente el equipo repase el plan de emergencia, lo discuta con sus empleados y pida recomendaciones, y haga ajustes de ser necesario.


El plan de emergencia debe ser compartido con todo el equipo de trabajo y cada cual debe estar entrenado sobre lo que correspondería hacer en esa situación.


Protege tu información

En esta era moderna en la que la mayoría de la información de los negocios reside en la nube, por lo que no es difícil mantener y acceder la información importante luego de un desastre. Sin embargo, no te confíes demasiado y mantén al día tus softwares y ten accesible las claves de acceso.


Si todavía mantienes tu información importante en papel, con más razón aún debes asegurarte de tener una copia de tus documentos en un lugar seguro y otra en tu bulto de emergencia para accederla de inmediato en caso de ser necesario.

Considera todos los documentos que podrías necesitar:

  1. Copias de identificación.

  2. Copias de las tarjetas de seguro.

  3. Una lista con contactos en caso de emergencia.

  4. Fotos de tus pertenencias (esto te ayudará a presentar un reclamo de seguro en caso de que sea necesario).

Revisa tu póliza de seguros

Busca un buen productor de seguros que te asesore sobre la mejor póliza para tu negocio. Identifica bien cuales son tus riesgos y cerciórate de que están cubiertos en caso de un desastre. Verifica que tengas seguro de inundaciones y de propiedad y contingencia, que incluya cubierta para huracanes, fuegos, inundaciones y terremotos.


Pero además en la medida de lo posible, establece un fondo de emergencia que te permita manejarte durante al menos uno o dos meses en caso de desastre mayor.




82 vistas

249 Las Marías, Hyde Park

San Juan, PR 00925

©2018 by Food Business PR

Designed by Camaleon-pr.com