• Food Business

Los vinos con tapa de rosca ¿son buenos o malos? Parte 2

Este es el segundo de dos reportajes sobre el cierre de las botellas de vino.

En el artículo anterior planteamos que el corcho para tapar botellas, si bien les permite respirar a aquellos vinos que deseamos evolucionar para lograr su sabor óptimo, su composición natural lo hace propenso a desarrollar moho y a afectar el sabor y olor de una buena botella de vino. Por ello muchas empresas han optado por utilizar corchos sintéticos.


Realmente, y para evitar posibles sorpresas, es importante entender y dividir los vinos en dos grandes categorías. Por un lado, están los vinos destinados a evolucionar con el pasar de los años, estos son reservados para ser guardados como por ejemplo: Barolo, Brunello di Montalcino, los grandes Cabernet Sauvignon, Merlot, los Reservas y Gran Reservas de España, etc.


Por otro lado, están los vinos jóvenes y frescos que tienen que ser consumidos rápidamente, en 1, 2, 3 años máximo, estos son: Pinot Grigio, Sauvignon Blanc, Albariño, Pinot Noir. También están todos aquellos vinos producidos sin ningún paso o crianza en madera.


En el primer caso se hace necesario utilizar corchos que permitan la microoxigenación y la consecuente micro oxidación, procesos necesarios para que el vino evolucione. Este proceso genera mayor suavidad en los taninos y una evolución positiva de los aromas y sabores del vino. (Los taninos son sustancias químicas naturales en el vino, cuyo compuesto, conocido como polifenol, incluye entre otros elementos los pigmentos responsables del color o antocianos, especialmente en los vinos tintos y rosados.)


En el segundo caso se necesitan tapones totalmente herméticos para que el vino se mantenga exactamente en el mismo estado del momento del embotellado. Estos pueden ser tapones de silicón o tapas de rosca.


Aun explicando esto, no existe ninguna razón lógica para la oposición que el consumidor tiene hacia a la tapa de rosca, ya que la calidad del vino es independiente del cierre de su envase y sus atributos no se ven alterados en lo más mínimo por él.


Con el tiempo, la screw cap -como se la conoce en el mundo- ha demostrado ser sumamente efectiva para proteger la integridad y la calidad del vino destinado al consumo inmediato, o incluso para tintos con ciclos medios de evolución en botella, especialmente en las variedades más sensibles a la oxidación.


Hoy en día, prestigiosas bodegas de todas partes del mundo han adoptado esta solución para sus vinos de consumo de temporada (1-2-3 años). La tapa de rosca presenta muchos beneficios para los productores y consumidores de vino. Algunos de los principales son:

  • Su innegable capacidad de mantener la frescura, la fruta y los aromas de los vinos, tal como cuando fueron embotellados, gracias a su cierre hermético.

  • Por estar fabricada con materiales inertes, la tapa a rosca es inmune a problemas como hongos y elimina toda posibilidad de obtener un vino con “gusto a corcho”.

  • Al no permitir que ingrese nada de oxígeno, evita que se mezclen otros aromas en la botella que contaminen los del vino.

  • Reduce notoriamente la oxidación del vino una vez abierta la botella.

  • Este sistema logra mayor homogeneidad entre vinos de la misma añada y variedad gracias a la fiel conservación de las características del vino.

  • Brinda más comodidad para el consumidor: es muy fácil de abrir en cualquier parte y sin necesidad de usar un descorchador.

  • Las botellas pueden almacenarse en posición horizontal o vertical, ya que no es necesario mantener el tapón húmedo como sucede con los corchos de alcornoque.

  • Es posible volver a tapar las botellas y aprovechar varias veces el mismo producto en perfectas condiciones. Una vez abiertos, los vinos con tapa de rosca se pueden conservar en perfectas condiciones por hasta 4 días, cerrados y en la heladera.

Debemos estar conscientes que la tecnología está en constante evolución y que no debe ser el tapón de la botella el que determine la calidad de lo que vamos a tomar. Así que a tomar vino con rosca o sin rosca. ¿Y para nosotros sommelier?.... Bueno, para los sommeliers ¡hay poco que oler!


¡Salud!


 




Sandro Giulimondi

Sommelier

Wine Division Director

Mendez & Co.






Otros artículos de Sandro Giulimondi

¡Echemos una ojeada a la Carta de Vinos!


378 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
1000x-1.jpg
AdobeStock_365594858.png