• Yanira Hernández Cabiya

Revelan que persiste la brecha salarial entre hombres y mujeres en Puerto Rico

Actualizado: 6 abr

Un análisis de ETI Trends, de la firma Estudios Técnicos reveló que aún persiste una brecha salarial entre hombres y mujeres en Puerto Rico, cuando se toma en consideración el nivel educativo y ocupacional de las personas. La disparidad en ingresos es aún mayor cuando aumenta la escolaridad de las personas, inidca el estudio a base de recientes datos de la encuesta de la comunidad del Negociado del Censo.

“La mediana de salarios por nivel educativo destaca una discrepancia salarial entre hombres y mujeres a pesar de que los salarios por nivel educativo para ambos géneros siguen aumentando a medida que se logra mayor escolaridad. Por ejemplo, la brecha salarial (entiéndase, la diferencia entre la mediana del salario entre hombres y mujeres con niveles educativos similares) con estudios post secundarios o grado asociado fue $3,219 comparado a $3,019 en el caso de aquellos que solamente tenían escuela superior con diploma o equivalente. Esta brecha tiende a acentuarse en la medida en que el nivel de escolaridad es más avanzado. La brecha salarial para aquellos con bachillerato fue $6,294 y $11,953 para los que tenían maestría, grado profesional o doctorado”, expresa en ETI Trends Lorena Franco, de la División de Análisis y Política Económica de ETI, quien preparó el análisis. Los datos los publicó el Negociado del Censo el 17 de marzo de 2022, con los resultados de la encuesta de la comunidad para el 2020.

El análisis también subraya una diferencia entre el crecimiento de salarios al aumentar el nivel académico. Por ejemplo, el incremento en la mediana de salarios de los hombres con estudios post secundarios o grado asociado y los que ostentan un bachillerato fue $10,630, mientras que en el caso de las mujeres fue $7,555. Asimismo, la diferencia entre el salario con bachillerato versus estudios graduados fue $14,156 para los hombres y $8,497 para las mujeres. Se desprende de lo anterior que los hombres obtienen mayor beneficio que las mujeres al aumentar su nivel de escolaridad. También se desprende de los datos censales que, en términos del nivel educativo para la población mayor a 25 años, las mujeres representaron el 61.1% del total de personas con estudios avanzados (es decir, grado asociado, bachillerato y maestría, grado profesional o doctorado) comparado a 38.9% en el caso de los hombres. En el 2020, el nivel académico con la diferencia más marcada en cantidad de personas fue bachillerato donde hubo 277,433 mujeres (62.5%) con este grado académico en comparación a 166,264 hombres (37.5%) con el mismo nivel. “Las brechas salariales por nivel educativo para los dos periodos, 2015 y 2020, señalan una mayor desventaja salarial en el 2020 para la mujer con grado asociado o post secundaria, escuela superior con diploma y escuela intermedia o menor. Por otra parte, los datos de la mediana de salario por ocupación del Negociado del Censo para el 2020 muestran una brecha promedio de $2,605 entre el salario de un hombre y una mujer en la misma ocupación. Además, la mediana salarial de la mujer está en promedio 6.3% por debajo de la mediana salarial del hombre con la misma ocupación y -2.3% de la mediana salarial para la ocupación”, informa Franco en ETI Trends. Las principales ocupaciones con mayor proporción de hombres estaban relacionadas a instalación, mantenimiento y reparación, construcción y transportación. Para estas, la brecha salarial promedio fue $936 a favor de la mujer, dado a que en estas tres ocupaciones el salario de la mujer fue mayor (instalación, mantenimiento y reparación, acarreo de materiales y ocupaciones de cumplimiento de ley). Por otro lado, las principales ocupaciones con mayor proporción de mujeres fueron aquellas relacionadas a salud, educación y servicios sociales. Para estas, la brecha salarial promedio fue $4,852 a favor del hombre. No tan solo hubo más casos donde el salario del hombre fue más alto, sino que la magnitud de la brecha fue mayor en ocupaciones donde la proporción de mujeres es alta comparado a las ocupaciones con mayor proporción de hombres.

“La brecha salarial existe no tan solo en Puerto Rico, sino a nivel mundial y atenderla requiere de políticas públicas que deroguen aquellas prácticas discriminatorias que contribuyen a la desigualdad de género y, también, de raza. Algunas recomendaciones basadas en evidencia de la Organización para la Cooperación de Desarrollo Económico (OECD, por sus siglas en inglés) incluyen el desarrollo de análisis de datos a nivel gubernamental para identificar las desigualdades salariales en todos los sectores, el aumento en la transparencia de la información sobre salarios por género y el desarrollo de medidas específicas para atender la brecha al igual que herramientas educativas sobre el tema para la población”, concluye Franco en ETI Trends.

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
1000x-1.jpg
AdobeStock_365594858.png