top of page
MAPFRE Salud_Banner 1970x600.jpg
  • Foto del escritorFood Business

Tildan de ambiguo, el reglamento de plásticos de un solo uso

Por Lyand Quintero Santana


El borrador de reglamento para implantar la Ley contra los Plásticos de Un Solo Uso (Ley Núm. 51 de 2022) sigue siendo impreciso, según afirmó a Food Business, Carlos Budet, presidente de la Asociación de Restaurantes (ASORE), mediante un comunicado de prensa. 


“Como representantes de la industria de restaurantes en Puerto Rico, reafirmamos nuestro apoyo a los objetivos ambientales de la medida y nuestro compromiso con la protección del medio ambiente. Sin embargo, continuamos enfrentándonos a desafíos prácticos y económicos con la implementación de la ley, que no solo impactan a nuestros comerciantes, sino también a los consumidores”, indicó Budet. 


El presidente de ASORE opinó, que la falta de claridad en el reglamento y la ausencia de un programa educativo dirigido tanto a comercios como a la ciudadanía, son elementos fundamentales que deben atenderse antes de que entre en vigor el estatuto. 


En ese sentido Eduardo López, gerente de Imperial Dade en Puerto Rico, dijo favorecer que se legisle una moratoria a la entrada en vigor de la Ley, que se supone comience a regir en junio de este año. El empresario señaló que el reglamento propuesto contiene ambiguedades que deben corregirse.  


“Las definiciones están sujetas a interpretación y las personas que están a cargo de implementar el reglamento no tienen el conocimiento en la materia, lo que puede resultar en multas innecesarias e incorrectas que tendrían un impacto negativo en el mercado. La implementación de la Ley 51 del 2022 debería ser atrasada hasta que el reglamento sea claro”, respondió por escrito López ante preguntas de Food Business. 


ASORE también alertó sobre el impacto económico que el cambio tendrá en las finanzas de los negocios, ya que implica hacer una transición a materiales alternativos, así como aquilatar el impacto que tendrá en la producción de desechos sólidos. “En este sentido, apoyamos la provisión de la medida que busca extender la fecha de implementación de la ley hasta julio de 2026. Esta extensión es esencial para asegurar una transición ordenada y efectiva que beneficie a todos”, sostuvo Budet. 


En la vista pública celebrada el jueves, 28 de marzo, la mayoría de los deponentes coincidieron en las fallas del reglamento y reclamaron que fuese enmendado. Una de los puntos más relevantes que destacaron los ponentes fue la ambiguedad del lenguaje, en específico el uso de la palabra biodegradable. 


“Los plásticos de base biológica o biodgradables se comportan de manera similar a como lo hacen los plásticos a base de petróleo, y representan una amenaza a la salud humana, al ambiente y a los ecosistemas”, sentenció Ingrid Vila, ingeniera ambiental y presidenta del grupo Cambio, quien participó de la audiencia. 


De igual forma, la ingeniera llamó la atención a la definición de compostable, para que se entienda como aquellos productos libre de materiales y aditivos tóxicos, diseñados para descomponerse completamente en compuestos químicos simples, para convertirse en productos orgánicos. 


Se prepara el mercado


Eduardo López, de Imperial Dade quien hasta hace poco distribuía mayormente productos de poliestireno expandido (“foam”), precisó que Imperial Dade comenzó el año pasado a hacer la transición del foam a sustitutos de papel, compostables y biodegradables. 


Por su parte, Jorge Rodríguez, presidente de Caribe Compostables, favorece que la Ley Núm. 51 de 2022 entre en vigor este año. “La Ley nos revalidó como compañía responsable”, declaró Rodríguez, quien desde el 2012 apostó por ofrecerles solo materiales compostables a sus clientes. 


No obstante, el comerciante mostró inquietud en cuanto a la cobertura mediática sobre la diferencia en costos entre los materiales de “foam” y sus alternativas biodegradables. Explicó que, por ejemplo, un plato de 9 pulgadas hecho con foam podría costar 7 centavos, mientras que su equivalente compostable puede costar 8 centavos, lo que a su juicio no es “no es mucho más costoso”. 


Mientras, López coincidió en que algunos sustitutos del poliestireno expandido tienen precios competitivos, pero dijo que ese no siempre es el caso. “Debido a la experiencia, estudios de mercado y conocimientos de productos, nosotros hemos podido identificar muchos sustitutos que la diferencia en costo no es mucha o ninguna, pero sí cabe señalar que hay renglones que el aumento es mayor a un 20-25%”, comentó López.


Entre tanto, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) y el Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO) continúan trabajando sobre el borrador de Reglamento Conjunto sobre la Utilización y Venta de Plásticos de Un Solo Uso para que la Ley entre en vigor el 1 de julio de 2024 y en la Legislatura se evalúa el Proyecto del Senado 1374, que extendería para el 1 de julio de 2025, la entrada en vigor de la Ley.


Si bien existe incertidumbre sobre cuándo entrará en vigor la Ley, tanto López como Rodríguez coinciden en que la industria de restaurantes se está preparando para cuando ocurra. 


“Desde principios de año hemos recibido a muchos clientes en nuestras facilidades y muchos clientes han estado preguntando más por este tipo de productos (compostables y biodegradables). La venta de este tipo de producto ha aumentado en un 20%”, aseveró el gerente de Imperial Dade.


“El mercado está consciente”, concluyó el presidente de Caribe Compostables, quien además hizo un llamado al compromiso de todas las compañías suplidoras de envases de alimentos, para poder cumplir con la demanda a nivel Isla.


31 visualizaciones0 comentarios

Comentários


1000x-1.jpg
MAPFRE Salud Email banner 1070x600.jpg
AdobeStock_365594858.png
bottom of page